Una emocionante aventura en la reserva Pacaya Samiria en Lagunas

De todas las aventuras que he tenido en Mi Selva Querida, esta sin lugar a dudas ha sido la mas emocionante que he experimentado. Visitar la Reserva Pacaya Samiria para mí ha sido inspirador, y muy motivador. Poder apreciar los animales en su habitat natural es sencillamente increíble y fascinante. Además poder conocer a otras personas del Perú y del mundo en el recorrido que comparten intereses similares de amor por la naturaleza es agradable, en su mayoría extranjeros. En mi caso tuve el placer de hacer esta emocionante aventura en la reserva Pacaya Samiria en Lagunas junto a Solene y Florian de Francia, muy simpáticos ellos.

Una emocionante aventura en la reserva Pacaya Samiria en Lagunas

Muchas de las personas a quienes ayudo me contactan por mi fanpage (Turismo Pacaya Samiria) o también mediante el whatsapp +51949965520, es asi que el  20 de junio a las 11:37 am recibí un mensaje de Solene de Francia en la cual me solicitaba información sobre la reserva Pacaya Samiria, le había recomendado Flora, una francesa a quien también había ayudado a llegar a la reserva el año 2015. Luego de varias comunicaciones mediante el whatsapp se confirmó su llegada para el 24 de julio a Tarapoto. Finalmente se decidieron por un tour de 5 días, aunque originalmente tenían pensado hacer 3 días.

Llegó el día esperado, Solene y su hermano Florian llegaron a Yurimaguas el lunes 24 como a las 8:30 de la noche. Fuimos a la estación de botes rápidos en el puerto La Boca, y…sorpresa! no había cupo! primera vez que me pasó esto! no lo podía creer! La única alternativa era tomar el bote rápido del día siguiente que salen a las 7 am y llegan a Lagunas a la 1 pm aproximadamente. Así lo hicimos, Salimos un poco mas de las 7 am y llegamos a Lagunas cerca de las 2 de la tarde. Se decidió ingresar a la reserva al día siguiente, el miércoles 26 de julio, por 5 días hasta el 30, y el 31 estaríamos regresando en bote rápido a Yurimaguas, y de allí a Tarapoto, ya que sus vuelo era a las 4:45 de la tarde.En el bote rápido de Yurimaguas a Lagunas

Ese dia por la tarde fuimos a pasear un poco por los alrededores de Lagunas, caminando y en motokar. Luego de la cena nos fuimos a descansar. Solene y Florian se hospedaron en el hospedaje Lagunas que les cobró 25 soles la noche. Al día siguiente desayunamos como a las 8 de la mañana, y ya todo estaba listo para el viaje, los víveres, nuestros guías, y nos subimos a una furgoneta que nos transportó hasta el PV8 Tibilo durante 30 minutos. (Puesto de Vigilancia de la Reserva).En la furgoneta rumbo a PV8 Tibilo, puerta de ingreso a la reserva Pacaya Samiria por Lagunas

EMPIEZA LA AVENTURA EN LA RESERVA PACAYA SAMIRIA PRIMER DIA

Subimos a nuestra canoa y nos sentamos sobre colchonetas, y también teníamos disponible un remo para practicar durante el viaje. Nuestro guía Moisés iba adelante en la proa y la señora María iba atrás en la popa también con su remo. En el centro de la canoa Solene, Florian y yo. En total éramos 5 personas en la embarcación. Lo primero que llamó mi atención fueron los árboles y las formas diversas de las raíces de aquellos árboles a la orilla del río. Arboles grandes y pequeños, con diversos matices de colores, sencillamente fascinante! 🙂En PV8 Tibilo a pocos minutos de ingresar a la Reserva Pacaya Samiria

En la canoa listos para empezar la aventura

Como al mediodía, faltando como media hora para llegar a nuestra primera parada, donde almorzaríamos, cayó un fuerte aguacero, nos pusimos las capotas de plástico encima, y remábamos con todas las fuerzas. Fue muy intenso y duró como 20 minutos, bueno, y es que estamos en la selva tropical, habíamos salido con un cielo azul y fuerte sol, pero de pronto aparecieron las nubes el viento y un trueno centelleante y atronador que anunciaba la inminencia de la lluvia. Al llegar a nuestra primera parada en Tranca Caño la lluvia ya se había detenido.Puesto volante de Tranca Caño donde almorzarmos primer día

un rico almuerzo de guiso de doncella

En Tranca Caño esperamos que nuestros guías prepararan el almuerzo que fue un rico guiso de pescado doncella con verdura, arroz y maduro asado. Teníamos mucha hambre y lo disfrutamos. Luego como a las 3 de la tarde continuamos el viaje rumbo a nuestra primera posada donde pernoctaríamos, Poza Gloria. En el trayecto nuestro guía Moisés cogió un gran pescado fasaco con su arpón de 3 puntas. Acertó en su primer intento, fue increíble, ¿cómo es que podía ver al pez dentro del agua? Yo solo veía reflejos de la luz del día y las sombras de los arbustos, pero en la practica ellos han aprendido a anular esos reflejos y concentrarse en lo que está debajo del agua, y a distinguirlos. waooo! Qué destreza!

pez fasaco captura por nuestro guía Moisés con arpón de 3 puntas

Al llegar a Poza Gloria como a las 6 de la tarde nos indicaron nuestras camas, eran camas camarotes de 2 pisos, con colchoneta, sábana y su mosquitero. Había un comedor grande y había baño con taza de mayólica, y ducha. Como a las 7:30 de la noche cenamos pescado fasaco frito si mas no recuerdo! la pesca del día. Esa noche fuimos a descansar temprano. El contemplar tanta biodiversidad y la atención que le poníamos a todo lo nuevo que veíamos parece que nos rindió, así que, a descansar!

Albergue Poza Gloria en Reserva Pacaya Samiria

SEGUNDO DIA: VIMOS LOBOS DE RÍO Y AL PELEJO (PEREZOSO)

Amanece el segundo día, me levanté como a las 6 la mañana, en el patio cerca de la orilla del río había un árbol con varios nidos de aves, como paucares que hacían fuerte bulla, me parece que estos son los despertadores naturales en la selva, hacen mucho ruido. Aquí les grabé un video para que lo vean y escuchen.

 

Salimos en nuestra canoa de Poza Gloria como a las 9 de la mañana, en este trayecto encontramos una anaconda flotando en el agua, parece que había sido atacado por algún cocodrilo, y estaba muerta. Al principio nuestros guías pensaron que había comido mucho y que estaba flotando con la cabeza dentro del agua, pero otros guías que lo vieron confirmaron que estaba muerta, por el grosor del animal calculo que había tenido como 3 a 4 metros de largo.

anaconda en el río Samiria, al parece muerta

Y…sorpresa! la vista aguda de nuestra guía María había detectado a unos 1o0 metros de distancia un animal que cruzaba nadando el río, al principio no distinguían bien qué cosa era, pero empezamos a remar duro para alcanzarlo antes de que llegara a la orilla, y lo logramos, era un oso perezoso o pelejo de unos 50 centímetros con largas extremidades de dos dedos o garras. Moisés le acercó su remo para que se cogiera en él y así podamos verlo mejor y fotografiarlo. Fue muy amable el pelejito y posó para nosotros. 🙂 Luego lo soltó en una rama para que continuara su viaje.pelejo capturado por nuestro guía para apreciarlo, es manso

hermoso pelejo apegado en el remo de nuestro guía

Llegamos a Panteón Caño al calor del mediodía, allí estaban un grupo de turistas, aquí hay una casa que sirve como comedor y de descanso. Cuenta con baño y el piso de la casa es emponado. Cómo me encanta el emponado! me gusta echarme sobre él, creo que un día haré mi cama de pona, me gusta su frescura. Aqui almorzamos y luego partimos como a las 3 de la tarde otra vez a continuar el viaje hacia PV7 Camotal, donde pernoctaríamos.

En el trayecto de Panteón a Camotal seguimos contemplando variedades de animales entre aves y mamíferos, como la garza, la puma garza que tiene la pinta de los colores de un tigre o puma, la mama vieja por su penacho blanco sobre la cabeza, vimos al lobo del río en pareja y que se comía un pez grande, parece que era una doncella. Seguimos contemplando monos frayles, pero sobretodo los negros que son un poco mas grandes que los frayles. Llegamos a Camotal al atardecer.

Este es un puesto de vigilancia, también llamado PV7 Camotal, aquí hay un guardaparque. Es un casa grande con varios ambientes, así que nos acomodaron en uno de ellos, aquí no habia camas, solo tendieron las colchonetas en el piso de madera, y nuestro mosquitero imprescindible para protegernos de los zancudos. Cenamos en Camotal y éramos varios grupos, era nuestra segunda noche, nos fuimos a acostar.

TERCER DIA: CAMINATA EN EL BOSQUE VIMOS AL TUCÁN ARCO IRIS Y UNA GIGANTE LUPUNA

Una excelente mañana el tercer día, me levanté antes de las 6 y el sol estaba empezando a verse en el horizonte, entre los árboles grandes. Desayunamos y nos preparamos para la caminata por el bosque. Primero surcamos en canoa durante 30 minutos aproximadamente hasta cierto lugar, y allí Moisés estacionó la embarcación. Llevábamos zapatillas ya que estamos en verano y el terreno está seco, bueno, en su mayor parte, solo había algunas zonas con lodo y charco, que se podía evitar.

Al entrar al bosque contemplamos muchas sogas que cuelgan de los árboles, arbustos y palmeras. A los pocos minutos escuchamos un ruido extraño, a mí me pareció como el ruido que se escucha cuando hay un viento fuerte y que se viene una tempestad. Era el coto mono o el mono rojo. Estaba en lo alto de los árboles, entre ellos una lupuna. Apenas alcanzamos a verlo pero no pudimos fotografiarlo. Es muy uraño y sigiloso. También vimos a unos 20 metros a un hermoso tucán arco iris, precioso.

Tucan arco iris pinsha en la reserva Pacaya Samiria

Mas adelante contemplamos a dos monos negros que comían la flor de una palmera muy en lo alto, se estaban dando un festín. Conocimos la palmera de la pona, cuya madera es muy usada como piso de las casas, vimos sus semillas caídos en el suelo, y otras muchas especies de plantas medicinales que nuestro guía Moisés iba explicándonos, como el de una variedad de caña del monte que sirve como colirio para la vista.

También conocimos el marfil vegetal, el fruto de la yarina, también una palmera. En su semilla Moisés dibujó un pelejito como recuerdo para Solene y Florian. También probamos su fruto que cuando está inmaduro es líquido, luego se hace lechoso espeso, y en estado mas maduro se vuelve muy duro, es el marfil vegetal. Escuché que siglos atrás se llevaban estas semillas a Europa para hacer los botones. Pudimos probar su aguita.

monos negros en la reserva pacaya samiria

Fue un fascinante paseo por la espesura de la selva, también nos trepamos por una sogas alrededor de un inmenso árbol de lupuna, aquellas sogas sirven como una escalera que permite subirse por él. Aquí les muestro un video.

Llegamos al albergue pasado las 2 de la tarde, con mucha hambre. Luego de almorzar descansamos un poco. Por la tarde nos pusimos a pescar. Pudimos agarrar algunas pirañas y sardinas. Hay muchos peces, y en menos de un minuto que lanzamos el anzuelo ya están jalando los peces. Usamos como carnada los mismos peces pequeños cortados en trocitos.

Pescando pirañas y sardinas en la reserva Pacaya Samiria con Solene y Florian

En la noche durante la cena nos pusimos a conversar sobre los misterios de la selva, los guías nos iban contando diversas xperiencias propias y que habían escuchado de otros moradores de la selva. La constante son los espíritus que habitan los bosques, y que muchas veces se presentan o “juegan” con las personas. Una que recuerdo es la que contó un guía, en la cual un pescador iba con su hijo remando una canoa como a medianoche, y de pronto ven que se acerca una lancha muy iluminada y bonita. Parecía lejos así que trataron de avanzar para ganarle a la lancha y no sean abatidos por ella, ya que cuando una lancha pasa cerca de una canoa puede hundirla por las olas que genera.

Sin embargo, la lancha avanzaba a una velocidad inusual, y remaron con todas sus fuerzas, pero como que sentían que no avanzaban. Hicieron un gran esfuerzo y tuvieron que lanzarse desesperadamente al agua muy asustados para evitar ser arrollados, pero luego que reaccionaron y voltearon a ver hacia el río, no había nada. Probablemente los espejismos que causan estos espíritus en los habitantes de la selva.

Nos quedamos conversando hasta las 9 de la noche aproximadamente, y luego a dormir. Amanece el cuarto día y luego del desayuno empezamos el viaje de retorno, eran como las 8 de la mañana cuando iniciamos el viaje en nuestra canoa. Como el retorno es subida, los guías tienen que hacer un mayor esfuerzo al remar, y con gusto ayudábamos un poco tanto Solene, Florian y yo. Es divertido y es una manera de estar en actividad dentro de la canoa mientras contemplamos la majestuosidad de los árboles y las diversas aves y animales que encontramos en el camino.

CUARTO DIA: GUIA CAPTURA PEZ DONCELLA Y ALMORZAMOS CEVICHE

Amanece el cuarto día, un hermoso día soleado, en los días que han pasado hemos hecho amistades, dialogado con otros viajeros, y somos como 4 canoas que saldremos el mismo día de la reserva, asi que vamos como en fila, uno  tras otro, como un tren de canoas sobre el agua, pero claro, no muy pegados, manteniendo una distancia entre canoa y canoa, en el trayecto algunos se detienen a contemplar algo, talvez una manada de monos, otros se adelantan, y así vamos surcando las aguas del río Samiria, de regreso a PV8 Tibilo, al punto del cual partimos.

Hoy almorzaremos en Panteón Caño, y felizmente que uno de los guías capturó un hermoso pez doncella, que pesa unos 10 kilos, hizo un rico ceviche con cebolla y con yuca, wauu sí que estuvo delicioso! fue el ceviche mas fresco y rico que he comido en toda mi vida!

Captura de pez doncella en Pacaya Samiria

Preparando y comiendo un rico ceviche de doncella en Pacaya Samiria

Llegamos a Panteón Caño como al mediodía, un poco cansado la cintura de estar sentado, así que nos tendemos en el piso de emponado de la casa, ah! qué alivio y fresco. Algunos se ponen a leer, otros a descansar un poco, y también a bañarse en las aguas del Samiria que está muy rica y fresca!. Nuestros guías empiezan a distribuirse el trabajo, algunos pelan la yuca, otro pica la carne del pescado doncella en trocitos para el ceviche, otro prepara la ensalada, y así todos los guías como un solo equipo preparan el almuerzo.

Salimos de Panteón Caño como a las 3 de la tarde, rumbo al albergue de Poza Gloria donde pasaremos la cuarta noche. Llegamos como a las 6 de la tarde, en el interín hemos ido contemplando variedad de aves, sobretodo la mama vieja (gavilán), águilas, garzas, y los monos negros y frayles que están por todas partes, “acompañándonos” en el viaje. Al llegar a Poza Gloria, nos enseñan cuál será nuestra cama, y aquí como ya saben tenemos ducha, aunque otros prefieren ir a la orilla del río y darse un chapuzón en la plataforma de embarque.

Encontramos a otros visitantes que están en su primer día en la reserva, muy emocionados y compartimos con ellos algunas de nuestras experiencias. Había una joven de unos 20 años que viajaba sola, y luego de la reserva iría por Brasil, para luego retornar a su país europeo. También había una persona mayor de Australia que también viajaba sola.

Cenamos como a las 7:30 de la noche, y luego de conversar un rato mas, como a las 9 de la noche fuimos a descansar.

QUINTO DÍA: ENCUENTRO CON LA ANACONDA Y SOMOS REMOLCADOS POR UN BOTE MOTOR

Amanece el quinto día dentro de la reseva Pacaya Samiria.  Durante el desayuno, nuestros guías nos explican que llevarán preparado el almuerzo y lo haremos en Caracha, un lugar descampado bajo los arboles, y que estaremos llegando aproximadamente 2 o 3 de la tarde. Emprendimos el viaje de retorno desde Poza Gloria a eso de las 8:30 de la mañana. Como dije anteriormente éramos 3 canoas que nos seguíamos y que saldríamos juntos. Había una familia de Suiza y la esposa peruana con sus 3 hijos jovencitos que estaban en bote y que solo habían entrado para dos días. Ellos también pernoctaron en Poza Gloria y ya estaban de salida junto con nosotros.

Tenía muchas ganas de ver una anaconda, era el animal que sentía que me faltaba verlo en su habitat natural, y gracias a Dios que tuvimos la oportunidad de verlo, fue luego de almorzar en Caracha como a la 1:30 de la tarde, estaba sobre un arbusto a unos 70 centímetros de altura sobre el río, en parte enroscado, parece que descansaba su siesta del mediodía bajo el calor del sol. Los guías nos comentan que es al mediodía cuando salen a tomar el sol y están a la orilla del río. Nos detuvimos allí todas las canoas para contemplarlo, algunos que recién ingresaban a la reserva, y nosotros que salíamos, y vaya que era una anaconda mansa porque apenas se movió, así que pudimos fotografiarla y observar su hermosa piel que brillaba reluciente.

hermosa anaconda a la orilla del río Samiria tomando el sol

Los viajeros contemplando a la anaconda en la reserva Pacaya Samiria

Algunos guías nos pidieron que no lo tocasen los visitantes ya que usan bastante repelente para los mosquitos, y que afecta a la sensibilidad de estos reptiles, aunque los guías sí pueden agarrarlo, y bueno yo lo toqué suavemente, ya que tampoco uso repelente, y estaba fresca su piel, y se estremeció un poco, fue alucinante! 🙂

Mas adelante el bote en que viajaban la familia de Suiza tenía motor, así que nuestro guía les pidió que nos jalasen ya que nosotros éramos 5 en la canoa. Así que se detuvieron en cierta parte del río y buscaron soga, habían ramas y lianas. Estas lianas pueden ser muy resistentes. Amarraron ambas canoas y emprendimos el remolque. Mi amigo Florian incrédulo me miró y me dijo: ¿cuánto crees que dure esa soga antes que se rompa? Yo le dije, bueno, talvez una media hora, y él sonriendo me dijo: “Yo no creo que dure un minuto”. Para sorpresa de ambos, duró todo el viaje, que fue como 1 hora, y no se rompió. Lección: Las lianas que cuelgan de los árboles de nuestra selva son muy resistentes, :).nuestra canoa siendo remolcado por el bote motor

una liana sirvió de soga para remolcarnos

Así finalizamos esta emocionante aventura en la reserva Pacaya Samiria en Lagunas. Aún recuerdo las palabras de Solene cuando me dijo al ingresar a la reserva: “¿emocionado Félix?”, pues sí, fue super emocionante, y quisiera ingresar todos los meses junto con mis amigos visitantes del Perú y del mundo. En PV8 esperamos unos 20 minutos que nos recoja la furgoneta y fuimos a Lagunas. Ya en Lagunas fuimos a nuestro hospedaje cerca al puerto de Lagunas, ya que nuestro bote rápido saldría a las 5 de la mañana. Nos refrescamos con una rica cerveza cada uno y a darnos un buen baño en el hospedaje, y a descansar.

Al día siguiente, hubo un retraso en nuestro bote y salimos como a las 5:30 am, y llegamos a Yurimaguas a las 12 del mediodía. Nos subimos a un motokar y Solene tenía que imprimir su pase de avión, y tuvimos un poco de contratiempo en encontrar un centro de impresiones, pero lo lograron, y como a las 12:30 pm tomaron su auto con destino a Tarapoto, ya que sus vuelo era como a las 4:30 pm

Solene, Florian y yo, despedida en el paradero de autos en Yurimaguas

Así fue esta emocionante aventura en la reserva Pacaya Samiria en Lagunas, un recorrido de 5 días que nos permitió llegar hasta PV7 Camotal, y pudimos disfrutar de navegar en canoa, hacer una caminata por el bosque, contemplar variedad de animales como los monos frailes, negros, wapo. También las taricayas, el perezoso o pelejo, lagartos o caimanes, variedad de aves entre ellos las garzas, águilas y gavilanes, así como al “martín pescador” de hermosos colores. Y claro, vimos a la anaconda, y fue espectacular, así como a los lobos de río. Pudimos saborear pescados como fasaco, sardinas, doncella en ceviche, y vimos y escuchamos el sonido que producen los grandes paiches al emerger a la superficie del río. Fue sencillamente emocionante! 🙂

Pero lo mejor es que pude conocer a muchas personas visitantes y admiro su pasión por conocer nuestra selva amazónica y viajar por el mundo. Disfruté de compartir momentos y experiencias con Solene y Florian, y con este artículo quiero enviarles un fuerte abrazo! 🙂 Vuelvan algún día amigos!

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *